[POST ACTUAL]: CÁPSULA N° 33

[PRÓXIMO POST]: EL SOFÁ

[TRAGO DEL DÍA]:

Photobucket

domingo, 31 de agosto de 2014

Cápsula Nº 33

Es curioso el olor de la carretera que te aleja de esta Caracas con problemas respiratorios. Es olor a lejanía que se amalgama con un movimiento en verde. Estuve relajada y a gusto con una playa como decoración. Con el sol que de vez en cuando me acariciaba mientras yo, distraída y descortés, lo esquivaba.

La luz se intimidaba por un día escurridizo. Caía la tarde en colores sobre el oleaje y juro por quien esté leyendo esto que no hay programa que le gane a ese cielo purpura inyectado de gloria.
20/08/2009
[ ]

Cápsula Nº 32

De limón, carbón y papel. En pedazos, corrompida y predispuesta. Anacrónica e indiferente. Escurridiza y un poquitín sinvergüenza. Contrariada y amnésica. Atenta al rumor de una mente en cuya órbita se condensan palabras prestadas. Desdobla el papel en tu bolsillo. Reproduce lo que te dice el eco de esta voz que ya se dejó de tembleques, que amenaza con regalarte una epifanía dejándome en el pecho este delicioso airecito mezquino que cualquiera tiene derecho a sentir. 

22/11/2009

[ ]


Cápsula Nº 31: "Gramática de la fantasía"


Fragmentos


"Una palabra dicha impensadamente, lanzada en la mente de quien nos escucha, produce ondas de superficie y de profundidad, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, involucrando en su caída sonidos e imagen, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconciente, y que se complica por el hecho que la misma mente no asiste impasiva a la representación".

"La imaginación no es una facultad cualquiera separada de la mente, es la mente misma, en su conjunto, que aplicada a una actividad o a otra, se sirve siempre de los mismos procedimientos. Y la mente nace en la lucha, no en la quietud".

"La imaginación articula la historia, pone en movimiento hipótesis fantásticas. Se trata en suma de un ejercicio en que intervienen contemporáneamente numerosas técnicas de invención. La fantasía juega entre lo real y lo imaginario, entre un vaivén que creo muy constructivo y muy importante para llegar a dominar la realidad, remodelándola".

"Para conocerse, es necesario ser capaz de imaginarse".

"La imaginación condensa las imágenes con una velocidad increíble".

Gianni Rodari

[ ]

Cápsula Nº 30: “La seducción de las palabras”


"Son las palabras los embriones de las ideas, el germen del pensamiento, la estructura de las razones, pero su contenido excede la definición oficial y simple de los diccionarios. En ellos se nos presentan exactas, milimétricas, científicas…y en esas relaciones frías y alfabéticas no está el interior de cada palabra, sino solamente su pórtico.”


“Una palabra posee dos valores: el primero es personal del individuo, va ligado a su propia vida; y el segundo se inserta en aquél pero alcanza a toda la colectividad. Y este segundo significado conquista un campo inmenso, donde caven muchas más sensaciones que aquellas extraídas de su preciso enunciado académico.”

“Las palabras denotan porque significan, pero connotan, porque se contaminan”.

Alex Grijelmo

[ ]

sábado, 30 de agosto de 2014

Cápsula Nº 29: Timeless

Como te decía... 
Fulano tiempo. Constante, arrogante, inclemente. 
El hombre ha conquistado el espacio. ¿Sabes lo que significa eso? 
Ha conocido otros planetas, inventado robots, hecho películas, música ¡y la lee! 

El hombre ha hecho el amor. Y de vez en cuando lo inventa. Ha descubierto el azar y se arruina a su nombre. Trenes. Aviones. Satélites, penicilina, clonación.
Hace vida. Y se la quita. 
Le escriben poemas al sol. Y lo proclama dios. 
Idiomas. Los habla. Los extirpa. 

Y aún así, el tiempo sigue intocable. Andando, sin mirar a su alrededor, haciendo caso omiso al daño que hace. Se abalanza contra lo que le estorba, con su acentuada pedantería y esa cara, agh, esa bendita cara de mozo francés sabelotodo. 


25/03/2010
[ ]

Cápsula Nº 28

No es piel, es una mentira de paquete. 
No es una puerta, es silencio entre la gente. 
No es una mesa, es un centro de congregación. 
No son fotografías, es un museo del olvido.
No es una idea, es la matriz de la materia gris.
No es una mirada, es un viaje al interior. 
No es un abrazo, es encontrar refugio a media noche. 
No es una confesión, es lo que se necesita decir. 

Y estas no son palabras sino piezas de lo que digo. 


29/03/2010
[ ]


Cápsula Nº 27: El proceso creativo: el síndrome de ver lo invisible y realizar lo imposible.


Ensayo de Aníbal Velásquez, médico
Fragmentos


“Este síndrome de ver lo invisible es impulsado por una fuerza, una motivación por un ideal, por un ansia de conocer y de transformar su mundo; se caracteriza por ser un proceso creativo donde la imaginación creadora permite ver más allá del tiempo y del espacio, basada en una flexibilidad de pensamiento y en una gran capacidad de analogía que integra tanto la información externa como la elaborada por el mismo individuo y que culmina en un acto intuitivo o iluminativo"

"El síndrome de hacer lo imposible se caracteriza por ser la consecuencia de ver lo invisible; es el momento en que se materializa la imaginación y se ejecuta la idea; es el instante de la comprobación de las hipótesis, y en que se muestra al mundo el nuevo descubrimiento, la innovación, la nueva concepción, o la nueva teoría. El que se encuentra afectado por este síndrome, realiza lo que para muchos era imposible, como consecuencia de una gran perseverancia y capacidad de superar la frustración"

"El talento capaz de crear algo nuevo, se caracteriza por una imaginación creadora altamente desarrollada, y se puede manifestar en cualquier esfera”


“¿Cuál es la causa de que un hombre sienta la necesidad de ver lo invisible y de hacer lo imposible? Parece que la causa de este síndrome se encuentra en la fuerza motivacional por alcanzar un ideal, en el argumento de vida que los hace diferentes”


"Una de las más fuertes motivaciones de los verdaderos hombres de ciencia -decía Einstein- para entregarse a la ciencia es el ansia de huir de la vida de cada día, con su dolorosa crudeza y su horrible monotonía, es el deseo de escapar de las cadenas con que nos atan nuestros deseos siempre cambiantes. Una naturaleza de fino temple anhela huir de la vida personal para refugiarse en el mundo de la percepción objetiva y el pensamiento. Este deseo debe ser comparado con el ansia que experimenta el hombre de la ciudad por escapar de un entorno ruidoso y estrecho y dirigirse hacia el silencio de las altas montañas, donde los ojos pueden vagar en el aire tranquilo y puro y apreciar el paisaje sereno, que parece hecho de eternidad”


Cápsula Nº 26

Trastorno explosivo intermitente
Esquizofrenia paranoide. 
Anhedonia
Síndrome de Korsakoff
Delírium trémens
Clinofilia
Agripnia
Delirios oníricos
Síndrome de Diógenes
Amor. 


Todo es tan fascinante...hasta que se le encuentra cura. 

31/05/2010
[ ]

Cápsula Nº 25

Siempre he tenido la fuerte sospecha de no saber qué quiero. Hoy me di cuenta que, efectivamente, no lo sé. Muy en el fondo se que lo único a lo que me quiero dedicar es a hacer lo que se me venga en gana. 
22/06/2010
[ ]

Cápsula Nº 24


La diferencia entre los idiotas y yo, 
es que yo soy una idiota que lo sabe. 

27/06/2010
[ ]

Cápsula Nº 23

La noche en otras vidas fue 
un decreto, 
un estado emocional, 
una hormona, 
un tipo de mujer, 
una parte del cuerpo. 


Pero en esta vida, debe 
conformarse con ser los 
residuos del cansancio de la gente. 



Y ya. 


08/07/2010
[ ]

Cápsula Nº 22: Hemingway divagando...

“¿Qué es lo que crees que ocurre a un hombre -decía Hemingway- cuando se da cuenta de que nunca podrá escribir los libros y cuentos que se proponía escribir? Si no puedo existir en mi propio estilo, entonces la existencia es imposible para mí, ¿comprendes? Así es como he vivido y así es como debo vivir, o morir.”




Por Norma Alberro, psicoanalista. 

[ ]

Cápsula Nº 21: Grito

Lo que siento nunca se queda callado por dentro. Afortunadamente, escribir es la manera más elegante de gritar y aunque eso de la elegancia no se me da muy bien, grito.
26/07/2010
[ ]


Cápsula Nº 20

Una casa se convierte en tu hogar, cuando reconoces…

El sonido del inodoro. Del click. De las llaves. Del timbre. 
De los despertadores. De los chorros abiertos. 
Del teléfono. De la voz que ordena bajarle al Tv. 
De los ventiladores. 
Del truquito que tiene la puerta para abrir. 
De la nevera cuando agarra ese extraño impulso eléctrico. 
Del chillido de los gabinetes de la cocina. 
De la campanita de feng shui cuando la toca el viento. 
De la canción que más se escucha por las tardes, cuando unos zapatos se acercan y a kilómetros se distinguen. 



Sonidos tan únicos, exclusivos e 
insustituibles como una huella digital.

29/07/2010

[ ]

Cápsula Nº 19

06/11/2010
[ ] 

Cápsula Nº 18: Sabor

Toma nota: te sé. Me sabes. Nos sabemos. Y sabes bien, tan bien que mi lengua desvaría condensando todo lo que tu boca ni muerta confesaría. Hay imágenes que se fotografían solas. Cuestión de cercanía. Hablamos con milímetros entre la cúspide de nuestras narices y es bendito. Nos da la bienvenida una dimensión que nos hace reír y frenarnos en seco como accidentados por el asma. Descanso. Como mis besos en tu cuello, como mi pecho sobre el tuyo. Y estando así, las calles se desvanecen, se dejan los murmullos del que pasa para la atención del que le interese. 
14/11/2010
[ ] 

Cápsula Nº 17: Duelo


Si nos tratásemos bonito, corazón, habrían altibajos entre vos y yo. Fuese sosa nuestra intimidad de carnes vivas, te hubieses rendido de sueño, renunciado por tedio, huído por vergüenza a estar dentro de mí, dejando entre latido y arteria un chispazo de emoción. Con la angustia de sólo pensar que algún día dejes de quererme, quizás sea la primera en huir antes del infarto para no combinar lo presente con lo ausente, lo que queda entre la gente con ese futuro que prometes; lo que olvidas por descuido lo dejo conmigo, porque quiero aunque no deba, porque quiero tanto aunque me duelas. 
21/11/2010
[ ] 

Cápsula Nº 16: “Las gafas de sol”

Barthes: 
“Las gafas de sol” 
(Fragmentos de un discurso amoroso)

"(...) no hay nada más eficaz para llamar la atención de nuestro enamorado, que ponerse unas gafas de sol y, con ello, conseguir a un mismo tiempo el doble objetivo de señalarle lo mucho que nos ha hecho llorar y el de eludir que pueda acusársenos de querer montar una escena. Lo inquietante de las gafas de sol, como de la estrategia de Coetzee, no es sólo que nos hagan testimoniar una determinada circunstancia muy íntima, sino que pretendan hacerlo sin que se note, a hurtadillas. Y lo obsceno radica en que, con ello, nos participan de algo mucho más íntimo que cualquier confesión: la vergüenza.”
[ ] 

Cápsula Nº 15: "Toco tu boca"

" (...) y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonrìe por debajo de la que mi mano te dibuja (...)". 

Julio Cortázar

[ ] 

Cápsula Nº 14: Paseo

La sutura de mis besos en tu cuello mientras tu lágrima vacía te prefija.
Te quita el garbo. Te borra el amor.



Cápsula Nº 13: Mujerzuela

En cuanto a los despectivos, se mantienen adictos a sus valores tradicionales: comistrajo, franchute, cagarruta, casucha, caldorro, canijo. Pueden vehicular sentimientos de desamor, hostilidad, odio, desprecio, pero la mayoría de las veces son desvalorativos de dominante intelectual, con escasa emoción.
10/03/2013
 [ ]  


lunes, 25 de agosto de 2014

Cápsula Nº 12: Diccionario

Amor: etapa del ser humano en la que el color de los ojos se nota más. 
Árbol: edificio de madera para ardillas y aves. 
Placer: piel. 
Inteligencia: que sabe mucho. 
Muerte: Que se acaba. 
Ventilador: Aparato que quita el calor y despeina. 
Zapatos: Come caminos. 
Triste: Que no se ríe porque no puede o quiere. 
Sexo: Momento en el que el animal se quita su disfraz de ser humano. 


11/06/2012


[ ] 

Cápsula Nº 11: Gravedad

Soñé que viajaba en un carro a toda velocidad por calles irregulares, de empinadas laderas y pendientes difíciles. Entonces la altura volaba barriga adentro, los sentidos parecían caer en somnolencia, convalecían por la lentitud del tiempo en el espacio. A través de piedrecillas y arena sabía que la brisa trepaba en píxeles salvajes, como si mi visión se hubiese fundido en un letargo infinito. Las caras de los viajantes se descomponían, el ruido raspaba los tímpanos, los cabellos se sacudían como un oleaje de petróleo hambriento movido por la rapidez y de repente por la pesadez, jamás había sido la velocidad tan confusa, parecida al producto de una burla, una hechicería. Alguien abrió una ventanilla, dejando a la suerte del aire el estrepitoso chillido que nos golpeó la cara, mientras el runruneo nos prohibía la voz, crispaba los nervios, los pocos que quedaban. Cuando el carro se inclinó con la trompa hacia adelante, pareciendo que era el fin, sucedió lo típico en sueños de adrenalina: desperté. Eran las 8:59 am. Faltaba un minuto apenas para que el despertador se levantara fatigado a molestar. 

13/12/2011




[ ] 

Cápsula Nº 10: El arte

El arte es el lenguaje de las sensaciones tanto cuando pasa por las palabras como cuando pasa por los colores, los sonidos o las piedras. El arte no tiene opinión. El arte desmonta la organización triple de las percepciones, afecciones y opiniones y la sustituye por un monumento compuesto de perceptos, de afectos y de bloques de sensaciones que hacen las veces de lenguaje. El escritor emplea palabras, pero creando una sintaxis que las hace entrar en la sensación, o que hace tartamudear a la lengua corriente, o estremecerse, o gritar, o hasta cantar: es el estilo, el «tono», el lenguaje de las sensaciones, o la lengua extranjera en la lengua, la que reclama un pueblo futuro, oh, gentes del viejo Catawba, oh, gentes de Yoknapatawpha. El escritor retuerce el lenguaje, lo hace vibrar, lo abraza, lo hiende, para arrancar el percepto de las percepciones, el afecto de las afecciones, la sensación de la opinión, con vistas, eso esperamos, a ese pueblo que todavía falta. «Mi memoria no es de amor, sino de hostilidad, y se empeña no en reproducir sino en alejar el pasado... ¿Qué quería decir mi familia? No lo sé. Era tartamuda de nacimiento y sin embargo tenía algo que decir. Sobre mí mismo y sobre muchos de mis contemporáneos, pesa el tartamudeo del nacimiento. Hemos aprendido no a hablar sino a balbucear, y sólo prestando el oído al ruido creciente del siglo, y una vez blanqueados por la espuma de su cresta, hemos adquirido una lengua.». 

Precisamente, ésa es la tarea de todo arte, y la pintura, la música arrancan por igual de los colores y de los sonidos los acordes nuevos, los paisajes plásticos o melódicos, los personajes rítmicos que las elevan hasta el canto de la tierra y el grito de los hombres: lo que constituye el tono, la salud, el devenir, un bloque visual y sonoro.

Fuente : 
http://www.con-versiones.com/nota0779.htm

24/01/2012



[ ] 

Cápsula Nº 9: L'anima

Cuando, en la antigüedad, el hombre cava una fosa para enterrar a alguien que ha muerto en su clan...lo hace porque considera que no es sólo un cuerpo a pesar de estar muerto, sino que hay algo, algo más, ¿acaso no comienza allí a concebirse la noción de alma?
20/01/2013
[ ]

Cápsula Nº 8: La razón

Solemos refugiarnos en aquello que creemos es una debilidad en el "oponente": la falta de razón. Para luego aplicar la fuerza mental, aquella presión subconsciente que busca desnutrir sus argumentos y arrastrarlo al pegoste de nuestra opiniòn. Las guerras , todas , desde sus inicios, se han dado porque alguien o un grupo de nadies cree tener la razón. Pero...realmente, ¿a quien le pertenece?
24/02/2013



[ ] 

domingo, 20 de julio de 2014

Cápsula Nº 7: La casa de los espíritus de Isabel Allende

“Escribo, ella escribió, que la memoria es frágil y el transcurso de una vida es muy breve y sucede todo tan deprisa, que no alcanzamos a ver la relación entre los acontecimientos, no podemos medir la consecuencia de los actos, creemos en la ficción del tiempo, en el presente, el pasado y el futuro, pero puede ser también que todo ocurre simultáneamente, como decían las tres hermanas Mora, que eran capaces de ver en el espacio los espíritus de todas las épocas. Por eso mi abuela Clara escribía en sus cuadernos, para ver las cosas en su dimensión real y para burlar a la mala memoria.”


 [ ] 

sábado, 5 de julio de 2014

lunes, 26 de mayo de 2014

Cápsula Nº 5: El amor

Hay quienes confunden amor con sexo, con lunas llenas, con diversión, con cualquier cosa que sepa a a chocolate y vino, con compañía... Y no saben distinguir cuando la compañía comienza a difuminarse en el espejismo y quedan sólo cuerpos sin el candor, sin la presencia, sin la vibra y el bienestar que brinda el silencio cómodo en una pareja que sabe disfrutarlo. Cuando el amor no comparte el mismo oxígeno con los poros que eriza, es tan fácil confundirlo con espacio, con tiempo, con fotos, con nostalgia, con paseos, con dolor, con deseo, con fijaciones y todo lo que sepa alborotar más a la cabeza que al corazón.

 [ ] 

Cápsula Nº 4: ¿Cuánto hay pa' eso?

Debido a los tiempos frágiles que vivimos, el amor al arte ha sido desplazado por oficios realizados en función estricta (y no necesariamente justa) a su remuneración, lo cual me asfixia un poco las ilusiones y me tumba de la mata en la que generalmente ando encaramada.

 [ ] 

sábado, 17 de mayo de 2014

Cápsula Nº3: El boomerang.

¿Qué hace que un corazón deje de serlo para convertirse en un vulgar boomerang (y todo lo que ser un boomerang implica)? Eso de que quieras volver, que te vayas planeando regresar, que te alejes memorizando el camino cual neurona de gato terco que insiste en reivindicarse con esa actitud pestilente a soberbia. No se qué me corresponde decir, te soy sincera, ni qué esperas escuchar. Lo cierto es que prefiero un ataque al corazón a que lo uses para atacarlo sin piedad. 

                               [ ] 

martes, 1 de abril de 2014

Cápsula Nº 2: La esponja

Todos necesitamos canalizar nuestras rarezas. Son como huellas digitales, las poseemos de forma inigualable y es precisamente lo que nos hace especiales en nuestra propia maravilla. Para drenar está la música, el sexo, la pintura, el deporte, el sexo, la danza, el sexo, la literatura y pare usted de contar. Lo cierto es que es natural desprendernos de todo y elevarnos a los cimientos instintivos que nos recuerdan lo animal y embrionaria de la humanidad.

Todos necesitamos canalizar nuestras rarezas. Bien por quien lo hace. Lamentable por quien no se lo permite.

  [ ] 

lunes, 31 de marzo de 2014

Cápsula Nº 1: Para Gertrudis, con cariño

Me encanta la exactitud en la esencia masculina. La indiferencia a lo que indiferencia merece. Ellos y su tacto primitivo en la vida diaria. Esa practicidad para decidir desde el sabor del helado hasta si hoy morena o rubia. La poca molestia que les causa el arrepentimiento si se extendiese el caso. Su actitud precisa. Su analítica incisiva. Su capacidad mordaz de opinar con la franqueza de un ladrido, de establecer prioridades más lógicas que sentimentales, de cargar con la dosis justa de emociones para cada escenario, la sensibilidad torpe que se traduce en ternura. Esa ingravidez tanto en lo complejo como en lo cotidiano que todavía a nuestra poncha y a su drama de ópera italiana le cuestan tanto comprender.

                      [ ]  

miércoles, 29 de enero de 2014

Slow motion

Te disfruto. Por tu respiración siendo cantos de cuna, por tus ojos de lunas, por el sonido fresco de tu sonrisa, por tus sueños españoles de nieve, luces y licores. Te disfruto porque te recuerdo siendo la dosis justa de cielos rosas, de música latente e ideas que sí me gustan. Por tu amor con vista panorámica a la verdad de mis ojos y sobre todo por aquellos dulces besos hechos música en slow motion.
                                         [ ]

domingo, 12 de enero de 2014

Medianas y penosas

Suaves, listas por la mañana como frutas frescas y altivas en su propia belleza, cuando el resto del cuerpo se estira con la misma sintonía narcisista, en el mismo perfume y las mismas melodías. Se esconden bajo sus armas push up para luego hacer como que no están. Montañas, nubes y arcos del triunfo. Con qué más se les compararía sino con lunas llenas imposibles de ignorar. La magnífica sensación de llevarlas, de verlas de reojo, de saborear las ganas de quien descubre en ellas el dulce sonrojo de quedarse reposando por siempre en una blusita a medio desabrochar.
                          [ ] 

lunes, 7 de octubre de 2013

Benditos labios rosa

Me vuelvo déjà vu en tus frases concubinas de mi eterno delito: la ingenuidad. Con frío de luna y el cuerpo siendo todo aquello que siempre quiso ser: ausencia, tiempo, avión. Qué bueno es cuando se sueña que se está en el cielo de algún cielo, que la espera no existe y el infinito queda a la vuelta de la esquina, en el compás de un vaivén, a la sombra del siguiente árbol que no tiene un por qué en ninguna parte.  Me gusta quien soy contigo, te lo repito, te lo canto, te lo digo en versos, en besos y desnudando mi cuello para que se convierta en el azar de tu boca, qué bueno es convertir mi sangre en vino del fino en honor a tus benditos labios rosa.

[ ]

sábado, 22 de junio de 2013

Los calvos


A ver. Tienes que aplacar con agua el copete que te deja la cama y retirar con la punta de los dedos las hebras de la almohada. Luego usar peine y en consecuencia ver cómo se va formando en él una desagradable maraña con el tiempo. Lidiar con la caspa para los de cuero cabelludo reseco. Pretender que crees en las promesas ridículas del champú, que si liso de seda de gusano egipcio, que si rizos de lingotes de oro suizos, que si hecho a base de trigo de praderas tibetanas, con germen extraído con el pie izquierdo de niñas vírgenes. Cualquier vaina.

¡Y viene más! Intervenir el look se convierte en prioridad llevados por la creencia de que con el pelo se van las malas rachas y las penas de amor…o para dar con esa sensación de renovación al asociar reducción de melena con fenómenos de luna llena. En fin, pelo.

Por el pelo aprendimos a salir con falsa satisfacción de un lugar donde la laca se revuelve con el terrible vaporón de un penetrante aroma a fibra rostizada que, en una sola nube, se enreda con música latina, risas y conversaciones imposibles. La peluquería y sus eternos acomodos, su dinámica traicionera, su incansable bullaranga y sus “puntitas” recortadas kilométricamente.

Hoy expreso mi más sincero respeto a todos los calvos del mundo quienes solventaron dejar al desnudo la brillantez de su frente extendida para burlarse en silencio de nosotros.

Esa gente sí que es feliz.  
[ ]

domingo, 2 de junio de 2013

Junio Veintitrés

Los vicios y su insistencia en hacernos su fetiche, su juguete sin pataleo. Tu cara, por ejemplo, mirándome como contemplando una tierra recién descubierta que pasó de ser misterio a salvación, de tragedia a gloria. Podría entregarle a la vida mi memoria, y dejar atrás lo que vaya viviendo justo en su momento, vaciarlo todo en un espacio optimista que se quede con lo bueno y deseche lo que no distinga, aprecie o comprenda. 

Hay vicios a los que me entregaría sólo por hastío al resto de las cosas que no me gustan, como dar explicaciones, hablar o fingir simpatía por algo que a solas no me causaría ni la menor chispa de risa. El vicio de la mudez, de escribir y escribir y escribir y escribir y escribir y sentir que con escribir respiro. Embriagarme de este silencio siempre tan consolador y oportuno entre mis labios. El vicio de ser mulata y no cambiarlo ni que pudiera. El vicio de contraerme en llanto por experiencias frescas. De ser constante hasta despellejarme, por pasión o terquedad, haciendo valer el primer paso con el resto de kilómetros recorridos. El vicio de narrar el trayecto, de ponerle comas a los barrancos y suturas a los cuadros moribundos que la memoria de arriba no quiso sostener.

El vicio del intento. Por ejemplo, podría intentar labrar mi camino y dejar de recorrer el tuyo, de usar tus zapatos, de mirar por tus ojos y pensar con tu cabeza. Podría. Me gustaría dejar de tener el esófago obstruido de tristezas, las ganas queriendo tomar forma y acabar con esta rabia palpitante en una escena de crimen perfecta que arme con mis propias manos.

Me entregaría al vicio de retirar balas de mi cien y convertirme en el proyectil que asesine tantos delirios. Entregarme a la torpeza de ser sólo yo, feliz en la franqueza, roja de risa sincera, desnuda bajo una luz bajita, flotante, dándole aplausos a mi euforia por árboles con nariz y cielos cenizos, inyectando de sentido los instintos, tolerando mis breves episodios de …bueno.

Podría entregarme al vicio de dejar el tiempo correr, de tocar con calma eterna mis pezones bajo jabón, de venir a hacer aquello por lo cual he nacido, de sofocar mis osadías y pudores en la misma cama, de dejar a la orden de la depresión mis musas súper putas, de echarme a andar en paz porque se que nadie me espera.



Entregarme al vicio desesperado de ser feliz.

[ ]

sábado, 30 de marzo de 2013

Resumen toronja


Me gusta la piel blanca, se les transparenta el sonrojo, el calor, la euforia y el enojo. Me gusta que se encienda cuando grita, cuando la presionas y se ramifica la sangre rápido, convulsionando las venas en ese intenso son de verdes pálidos  y circuitos lila. Las puntitas de los dedos se crispan con el frío pintando un resumen toronja a lo largo de  la huella digital. El contorno de las cejas se expone rosa cuando lloran, las boquitas se inflaman de forma curiosa con el mentol de la crema dental, con la astringencia de algunos líquidos, después de bostezar y recogerse en su propio incendio, o con el simple roce de otra boquita tocona cuya obediencia se desarma para morder a tajos, con tierno e irreversible desespero. Cuando chupan hielo, cuando se aprietan por la risa, cuando se alivian la resequedad con la lengua sanando las grietas dejadas por el calor. Cuando se estremecen ante una duda intermitente. Cuando se preparan para saborear. 
En fin. 
Sólo quería ofrecer mi pensamiento como la reliquia que tu palidez conserve.  

[]

domingo, 10 de marzo de 2013

Colecciones

En todo hay colecciones. 
¿Qué coleccionas tú?
[]



jueves, 7 de marzo de 2013

Affaire



Entre el voltaje de las luciérnagas y el abanico nocturno de sonidos sedantes se despiertan tus manos reescribiendo en mis costillas ligeras la divina comedia. Es como el suave oleaje que no pide permiso para acariciar, el gusto fresa que a la  saliva embriaga, así se tratan las pieles que entre sí se calman. Fresquito el aliento al pronunciar este pedazo de texto que no es ni poesía, ni pintura, ni canción. La implosión de un orgasmo silencioso dicta este deseo traducido en un beso carmesí que a tu oreja victimiza y tu delicado descaro retrata.

[]

El acento de Jesús

Con desfile de gato dejas una carga indescifrables en el aire tras tu falta.  Asumes, niegas, aplaudes y entre tanto, engañas. Miras con suspicacia, sólo Dios sabe qué pasa por tu mente viciosa, qué predice tu malicia, que dictarán esos labios infernales. Tienes como primer defecto el ser tan inolvidable, el silencio mortuorio que deprimen mis preguntas ante tus jamases. Fuiste misterio. El acento de Jesús y el porqué del universo.

[]


viernes, 25 de enero de 2013

Té de tilo


Aquellos fenómenos de los sueños…

Las caídas libres y los mares hechos de grama, el gritar sin voz y las tormentas de arena donde la arena no lo es, sino proyectiles de agua que acompañan el trinar de criaturas a las que les sobran patas. Quintos pisos sin techos y una que otra mala jugada binaria. Rostros desconocidos y miedos ambidiestros, terrenos baldíos y otra vez esos gritos que chocan y rebotan en lo plano de un mundo inventado por los circuitos de tu cerebro descansando de tanta realidad cuadrangular. Los sueños son el expectorante a lo normal. Bienaventurado aquel que sueña, que encuentra en ellos otros ritmos cardíacos,  otras consonantes, otros colores, nuevas maneras de respirar, de andar, de disparatarse, de despilfarrar porque todo sobra a medida que va siendo creado. Bienaventurado aquel que se sirve de lo deseado, que camina al revés, que come por el estómago y digiere en la boca ese suculento manantial de contenido harto de placer.    
Y no queda peso en el alma, sólo una fragancia diáfana, esa melancolía que todo lo retrata y salpiques de episodios huérfanos en un cráneo tornasol. Esa burbuja magnética en la que caes absorbido por té de tilo desde la esencia lavanda de tus sábanas blancas. Los reflejos eléctricos que te mueven la boca, las persecuciones que estremecen las pestañas, aquel frío violento que se escurre por la espina dorsal, y los ires y venires de pelvis que nos hacen apretar la almohada. 



[ ] 

jueves, 29 de noviembre de 2012

Resurrección


Me moví en los cinco continentes de mi cama, en ninguno pude descansar porque hay veladas que aún te veneran y brisas que se saben tu nombre, silbidos despeinando árboles y susurros en idiomas mundanos. Es así como se siente no sentir nada. Recuerdos que de viejas andanzas alimentan su garbo. De pronto  resucitas y yo todavía olvidándote a pedazos. 

[ ]

Occasus


El verbo despertar, su sonido instigador, lupa sobre la piel, célula madre y ocaso breve. La balanza cognitiva entre el sí y el no. El triste brío que desarma en palabras, la realidad estática en mis pupilas tan sólo caleidoscópicas. 

El despertar conduce  a los secretos de la alfombra, el sexo después de una velada ansiosa y tu pelo sobre mis hombros que reposa.

[ ]