[POST ACTUAL]: CÁPSULA N° 34

[PRÓXIMO POST]: EL SOFÁ

[TRAGO DEL DÍA]:

Photobucket

jueves, 22 de octubre de 2009

En 10 años


Cuando te preguntan “¿cómo te ves en 10 años?” te conviertes en uno de esos congresistas canosos de voz engolada que hablan con las yemas de los dedos unidas. Respondes con la cantidad de tus años rezumados en planes nutridos durante todo ese tiempo y con la certeza que te ha concedido tu espíritu de juventud, que juega a ser fantástica y hasta subrealista. Mencionas un par de ciudades como escenografía, algunos nombres y profesiones de cifras amables. Cedes algún espacio a la familia y un par de amigos que con suerte sobrevivirán.
Apuestas a días de gloria, relatando apresurado la ejecución de esa sarta de predicciones que ponen en tu rostro el característico movimiento de pupilas de Candy Candy. Somos seres soñadores e imaginativos, capaces de labrar todo un futuro en una respuesta, somos seres visuales, que con pequeños estímulos nos despegamos del suelo hasta alcanzar alturas espaciales.
En una respuesta le damos la vuelta al universo en un avión de papel, haciendo escala en los éxitos de otros, que funcionan como motivación, alas que elevan aun más nuestras expectativas. Y siendo esta una realidad casi inquebrantable, me aferro a ella sin “peros”, porque, aún teniendo la edad en la que supuestamente ya NO debería andar pensando en que no vine a este mundo para ser lo que hasta ahora parece que seré, le concedo un espacio bien amplio a mis pasiones más fieles, con las que me trasnocho sin darme cuenta, a las cuales acompaño de música y café.
¿Qué como me veo en 10 años?
Pues siendo lo que soy ahora, una KIDULT!

[ ]

sábado, 17 de octubre de 2009

En pausa


El ángel y el demonio que suelen posarse en las orejas cuchichean y negocian tu cordura. Hay una pausa y de fondo resuena el tono apagado de un monitor cardíaco que señala la ausencia de actividad eléctrica en el corazón. El tiempo que discurre en vano invoca pensamientos desechables, que van y vienen, y te invitan a seguir reproduciendo pestañeos al vacío y quizás a esto que lees.
Sin planearlo te internas en otra tanda de horas rápidas…o lentas, no se sabe, de vez en cuando el tiempo se olvida de uno y viceversa. Deja de importarte el calendario y lo pésima que está la programación. La pausa continúa al compás de estos días crueles, de ideas dispersas que no se confabulan para crear al menos un solo pensamiento alentador que funcione como anticuerpo contra tanto sopor.
Buscas en qué posar la mirada, como una excusa para no moverte de donde estás, como si tuvieses un grillete en la mente…y las llaves oxidadas en las manos. Tu voluntad se desprende del movimiento de allá afuera y del apuro del reloj. Permanece así si es lo que quieres, pero no me proclames autora del coma que te inmoviliza.


[ ]

jueves, 15 de octubre de 2009

Un poquito más de nada

Apagar celulares porque esto comienza así:

Tengo el día completo reciclando música, pensando basura y recabando más retazos de esas cosas a las que me refería en http://metroflog.com/meesh-elle/20091012/?pos=20091015&nf=.
El resultado fueron un pocotón de conclusiones a medio sacar, espantosamente intimidantes para mí, que predico y no aplico y que suelo mantener debajo de la lengua la amarga sensación de que estoy errada hasta la médula.
Entre tanto, hago todo aquello a un lado mientras se despoja el cielo de esa bravura apócrifa de hace unas pocas horas. Dido canta la espera de un fulano tren, con su vocecilla aterciopelada y catalizadora de mi caída en la órbita de un sueño fanfarrón de sus idilios entre personas que no he visto jamás. Levito entre plumas, duendecitos juegan con mi pelo y melodías hechizantes que invaden lo que soy y lo que imagino ser. Y ellos se besan, se aman…esos personajes anónimos que nunca hicieron casting para tener mi noche de escenario.
[ ]