[POST ACTUAL]: CÁPSULA N° 35: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, UNA VIDA.

[PRÓXIMO POST]: EL SOFÁ

[TRAGO DEL DÍA]:

Photobucket

sábado, 30 de enero de 2010

¡Mujer tenías que ser!


Tuve que haber sido hombre en otra vida. A veces no soporto a las mujeres, ni su actitud corrosiva en función a la cartera fa-bu-lo-sa que tiene “esa perra y yo no”. De los chismes sin fundamento en el baño. De los ojos chorreados de rímel, del cabello esponjado por la lluvia, del estrés que causa el cumplir años, de la presión por lucir perfecta, de querer ocupar un buen cargo gracias a un escote rebosante. Es gracioso hasta cierto punto, pero harta verlas, escucharlas, saberlas desesperadas por la talla de tetas que la naturaleza les negó, por el drama eterno de una ruptura caducada, de insistir en la idea de llevar de manera tortuosa unos tacones altísimos, de ver bonito lo que es feo, sólo porque es caro. De esperar la llamada del día siguiente. De creer en el príncipe azul. De empeñarse en apretujar frustraciones y conveniencias en un estado civil. Qué simple es la vida de un hombre. ¡Qué simple!. Consiste en gorras y pantalones, en “me gustas, te gusto, listo”, “ya no me gustas, espero que lo entiendas, chao”, en “estoy gordo y qué carajo”, “tengo 40, ahora soy más sabrosón”. Las canas les atribuyen cierto sex appeal a ellos, por el contrario, para ellas es la hecatombe; una mujer con una cana es una mujer arrodillada gritando al cielo: “¿por qué a mí?”. La vida de nosotras es, sin duda, más complicada, y no me limito sólo a la “visita mensual”, estrías del embarazo y sensibilidad a flor de piel, de hecho estoy lejana a querer adoptar una posición feminista o un reclamo a nuestra anatomía a través de estas líneas. Yo sólo digo que en otra vida fuí tipo, con pelo en el pecho y todo lo que incluye el combo.


[ ]


lunes, 11 de enero de 2010

De tipas, corazón


Si me diesen a escoger atributos de otras mujeres para armar mi personalidad y apariencia, las siguientes tipas conformarían un caldo de materia infalible para mi creación. A continuación, una probadita de cada una:
- Alanis Morisette: cantante, canadiense y dueña de una voz crispante. Te sumerge en un trance hippie y rejalado que provoca quitarse los zapatos y pisar grama (o fumársela). Con una armonía de ondas negras, poco maquillaje y sonrisa sincera, esta mujer provoca un aura ligero con sus melodías memorables. Qué hubiese sido de los 90’s sin el álbum “Jagged Little Pill”. “Precious Illusions” y “Joining you” son himnos para mí.
- Lily Allen: es una cantante inglesa, con cierto aire feminista. No luce como la típica mujer que provoca una ola de erecciones a su paso, sino más bien como la niña que rompe floreros y sale corriendo muerta de risa. Es interesante la contrariedad de su persona, porque, a pesar de parecer inofensiva, no se detienen en moralismos. O sea, te manda a la mier@a de la manera más tierna que encuentra. Sus canciones son una magnífica patada de azúcar. No es para nada redundante en letras y melodías (El síndrome Maná. Fans, no ofense)


Nikk1fm says: Lily es mi favorita, aunque a algunas personas les parezca estúpida mi afición por una chica que cambió de escuela 13 veces por fumar e ingerir bebidas alcohólicas en el colegio, que sorprendieron haciéndole un BJ (Blow Job) a un chico en el baño y traficaba drogas a los 15 años...todo aquello con una gran y tierna “Smile”. En su último disco dice bien claro que “No soy yo, eres tú”, le manda saludos a su ex, el que lo tiene chiquito y dice la verdad que muchos no quieren aceptar, sobretodo mentes que quieren la ropa, los diamantes, los verdes y la fama que acompaña a los grandes, es que estamos tan industrializados que ya no sabemos qué tenemos qué sentir o pensar, y lo único que te aparta de la realidad es “The Fear”. A esta mujer, le tengo los celos más grande del mundo, y por eso es mi Lady, Lily Allen, y’all.
Para irnos a la escena Indie (idiotas talentosos que nadie conoce) también anda por ahí una rubia que no tiene ni un pelo de tonta llamada Kate White de The Ting Ting Tings, que aunque comparte el escenario con un pana, ella es la que lleva los pantalones en la banda, británicos los dos, si el hombre se queja le da Ting Tang Plum Plam. Recomiendo una canción que se llama That’s not my name.
Otra que se tripea el stage de una forma nada normal es Karen O. de Yeah Yeah Yeahs sino, mira este video http://www.youtube.com/watch?v=RKi2cZ99p9o en el que parece que tuviera orgasmos múltiples, y díganme ¿qué es mejor que eso?

- Bebe: española, mal educada y preocupantemente flaca. Forma algarabías sociales, críticas y pega uno que otro grito al compás de sonidos flamencos. Tiene cara de consumir sustancias “no deje al alcance de los niños”, sin embargo sabe lo que hace…y lo que canta. De sus composiciones, me inclino más por aquellas en las que parece que sólo habla (en una suerte de susurro), sí, desliza versos lentos mientras la música se reproduce como por casualidad. “Cuanto más me sujetas” y “razones” son dos buenos ejemplos.
- Isabella Santo Domingo: actriz, periodista y escritora barranquillera (yupi). Supe de su libro “Los caballeros las prefieren brutas” por medio de una columna de Urbe, que la definió como feminista. El solo título de la obra me llamó tanto la atención que no pude evitar leerlo al tiro. Gocé un puyero. Isabella es linda, talentosa, inteligente y ¡escritora! C’mon, ¿de qué se puede quejar en la vida una mujer así? Posee una estampa prominente; es de una cálida irreverencia que le facilita involucrar el humor en el quehacer humano, y eso es de aplaudir.
- Maitena Burundarena: dudo que alguna mujer desconozca el trabajo de esta caricaturista argentina, que tan bien ha sabido reflejar el drama femenino haciendo de su agudo sentido de humor la clave de su éxito. Sabe compactar en caricaturas inteligentes los chascos con los que lidiamos a diario. La voz de la crítica dice: “Maitena es una auténtica experiencia. Sus viñetas son como un espejo de la vida cotidiana, pero hay algo más, lo que hace de ella una artista de genio: te hace pensar, y esa es la finalidad del arte”. “Maitena es que no tiene pelos en el plumín”. “Expone una serie de observaciones vitales que varían entre lo cómico, lo patético, lo penetrante y lo obvio”. “Las Mujeres Alteradas de Maitena son más corrosivas y sarcásticas que Bridget Jones y revelan la compleja condición femenina con ironía y perspicacia. Nada más que acotar.
- Mary Acosta: profesora. Se las arregla para que hasta el más payaso de la clase se salga de su papel y la escuche con atención. Sin muchos aspavientos, alarga de esas reflexiones que de verdad te pueden ser útiles en algún momento de la vida. Después de sus clases, te sientes más bondadoso, como en sintonía con la buena vibra del mundo, te da ganas de alimentar indigentes y repartir flores en una pradera. Es de esas personas que, aunque te esté diciendo la mentira más grande, te la crees por su titánico poder de convencimiento. Se nota su intención de educar, no entra en la alarmante mayoría del profesorado, interesado en cumplir con sus horas, cobrar e irse, sin dejar ni rastros de hu-ma-ni-dad. Ella es diferente. No es de grandes ostentaciones, habla despacito, evita caer en anécdotas “mata-tiempo” sobre su familia, el perro o el ataque de caspa que le cayó a la hija de la prima de una amiga hace tres años.
- Audrey Tautou: es una francesa cuyo acento y menuda presencia bien podría dejar en evidencia el instinto carnal de cualquiera. ¡Ay no!, cuidado, que hay niños en casa. Ella hace películas que me resultan hermosas visualmente, con esas escenas áureas y románticas que conquistan hasta al más cara de orto. Audrey es una verdadera profesional, de ella no se escucha que protagonizó “accidentalmente” un video erótico que una ardilla a media noche tomó de la segunda gaveta a la izquierda de su clóset, entregó a un publicista malvado que luego lo vendió a la prensa amarillista. that’s not my pussy…wait a minute…yes, it is. oopsy!”. No. Ella es de excelente interpretaciones y se le conoce por eso. Amelié figura como una buena referencia. Coco Chanel es su trabajo más reciente, que si bien no es la película mas entretenida, deja a flote la excelente actuación de Audrey.
Un hurra por estas tipas.
¡Y arriba las pantaletas!

[]

Gracias a Nikols Latuff por su colaboración.

miércoles, 6 de enero de 2010

De foto


Los placeres consiguen sellar un momento de goce, y segregar un poco de esa esencia hedonista que se impone de vez en cuando, o bueno, para qué mentir, ¡siempre! Y si de placeres hablamos, las fotos serían uno de ellos. Recuerdo haber visto en más de una oportunidad algunos lugares con ojos de quien se enamora a primera vista. Eran lugares que presumían cierta estética y me dejaban sucumbir en la recreación consecutiva de escenarios que, acomodados a conveniencia, podrían lograr buenas fotografías. Se trata de un continuo revelado de imágenes en mi cabeza, todas circulando abstractas, retorcidas y al azar. La fotografía es detener el tiempo, para tomar algo de él, supone un poquitín de morbo y fantasía, consuelo en papel para el olvido del futuro, deleite para los ojos, placer a la vista. Mira como hemos regresado al inicio.
La fotografía es un arte que se asume tan excitante como la tragedia en una historia. Achicas el ojo para agigantar tu mundo y nutrirte de su galería de arte. Fotos, puede ser el tema de conversación en una reunión familiar, el aliciente a la imaginación, el repaso de momentos que me hacen saber donde estoy ahora, la proeza de una sonrisa, la coincidencia entre un cuerpo y el lente, que se mueve por la necesidad de desnudar el esplendor de todo lo que se puede ver.
Say cheese!


[ ]