[POST ACTUAL]: CÁPSULA N° 37: AMANECER EN TU AZUL

[PRÓXIMO POST]: COLITA DE RANA.

[TRAGO DEL DÍA]:

Photobucket

domingo, 27 de febrero de 2011

Ella

Morir es un acto de élite, un verbo de miedo, un suspiro único, una última caída. 
Tan egoísta e identificable, 
tan solitaria y despojada de piedad,
tan puntual e inoportuna,
tan sigilosa y astuta,
tan nocturna y atenta,
tan profunda y contradictoria,
tan soez y liviana, cual pestañas cayendo de sueño.
tan imprudente y metafórica,
tan señorial y bien vestida,
tan omnipresente e intermitente,
tan tersa y áspera como un baúl sin salud.
tan silente pero elocuente,
tan triste y tan risueña que agota el tanque de oxígeno.
Tan intangible, inmediata e invasiva que parece rozarte las astas de la espalda, tan densa y cálida que la sientes como un abrazo manso, tan inhóspita en razones, se le siente el pulso, el aliento, los dientes. Tan irremediable, tan envolvente, tan pulcra y sangrienta, tan parte de la vida que mata de la intriga, tan inigualablemente ella, tan dueña de sí.

[ ]

miércoles, 23 de febrero de 2011

martes, 22 de febrero de 2011

Papelera de reciclaje ( PARTE I )

Si el miedo fuese dibujado...
Si el alma fuese dibujada...
Si un sueño fuese dibujado...
Si la hermandad fuese dibujada...
Si el idioma fuese dibujado...
Si la cultura fuese dibujada...
sería así de espléndida y variopinta.




[ ]

domingo, 20 de febrero de 2011

Cita de tres tristes párrafos




Las habitaciones: cueva, remanso, descanso convexo, respiro simétrico, descenso lineal, abrigo grueso, isla techada, galaxia en Tierra, paz en plural, fuente de sueños, terapia con brazos que arrullan, cantan y suavizan hasta convertir tu fachada en una fotografía que respira, tal como las paredes lo hacen para hacerse pasar por compañeros de veladas así. 


Y como envolvemos la cabeza en una burbuja hueca de pálida gritería, envolvemos también este solo cuerpo en un desfile de existencias que se extiende a lo largo del crujir de hojas secas bajos los pies, pero finalmente…es el mismo zapato andante. Un mismo cuerpecito redundante en la inmensidad de la naturaleza aburrida de la dieta sostenida en ruinas, polvo y bisagras que cierran y abren días, ¡ja!, la más civilizada de las cadenas perpetuas. Entonces, bien…


Arrimé la cabecera de la cama a mi cerebro donde se guardan las almohadas, los momentos que a su vez guardan recuerdos con cuidado, como un escándalo televisado. Dejé de pensar justo donde la arena deja de ser contada, resolviendo hablar más, así menos me desangro. Se acunan las sábanas en una sola bola olor a lavanda, las lenguas se abrazan y bailan tango, las cortinas vuelven a su lugar con porte de damiselas regañadas, se ve venir el desecho de palabras moviéndose  cual gusano pisoteado, retorciendo sus curvas babosas al son del afinado sufrir. Esas palabras pronuncian que entre más se callen, más coleccionan secretos por decir.

[ ]

sábado, 19 de febrero de 2011

Artbol -Parte III-

IRIS
ATRACO
ALBINISMO
BINOCULARES
 OJOS
 PARALELEPÍPEDO
PAVO REAL
ARCO DEL TRIUNFO
ZANAHORIA
CAMBIO DE PIEL 


[ ]

martes, 15 de febrero de 2011

Old skull -V-

Oliva Gáffaro
Con ademanes de típica abuela cuenta cuentos se sentó en el sofá, pensando quizás “tres, dos unos, a hablar”, porque cuando comenzó, parecía que nada la detendría. De 74 años, hablaba sofocada, quinética, con expresiones traviesas  a viva voz. “La vida mía es para hacer una película”. Y se referería a su niñez y adolescencia:  “mi mamá era una despota, no me dejaba salir, no me dejaba hacer nada, me pegaba con un látigo, porque para ese entonces usaban era un látigo que colgaban en la sala pa’ que uno lo viera y se asustara antes de salir por ahí”. Su manera de hablar causaba risa y de inmediato se empapaba el ambiente de una vibra bonita. “La juventud es…¡una cosa bella! , sabiendola llevar”. En contra parte conjuga: “la vejez es…¡triste!, pero todos tenemos que vivirla”. Esta tachirense recuerda con máxima claridad sus andanzas por allá: “Viviamos como en un monte, pero eso sí, la comida  nunca faltó, abundaba, de merienda comiamos carrrrrrne, jajajajajaj, puntal se le dice allá, a la merienda”. Su vida se me pinta entre aventurera y trágica: “a los quince años decidí escaparme de mi casa, como a la una de la mañana salí por ese moooonte pa’ entro, sin que nadie supiera, es que mi mamá era muy exigente, no me dejaba hacer nada y a mí me gustaba ir a la playa mucho, salir a bailar y eso”. Sorprendida pregunté: “¿y no has vuelto a verla?”, ”no”, responde. Insistí, hasta que entendí que no se arrepiente de haberse ido. "Es que si me hubiese quedado allá, estuviese llena de muchachos, toda fea, sin vida, haciendo lo mismo y no, ¡qué va!". Llegó a Caracas, hizo vida con un italiano del que destacó lo responsable que fue: “los extranjeros son los mejores, porque llevan para la casa, son responsables, dan la cara, saben velar por un hogar”, en su caso, comprendido por 3 hijos y éste hombre, quien murió a los 64 por una fiebre grave. En fin…5 son los meses que lleva Oliva internada y miles las historias que le falta por contar, pero era tarde, la noche se entrometió y fue hora de partir. 

Esta experiencia fue menos estrepitosa de lo que imaginé. Salí conmovida e intentando ubicarme en este presente al que afortunadamente puedo responder con brincos, lucidez, salud y buena memoria. Indudablemente, las paredes de esta casa hogar recuerdan lo mucho que tenemos y cuan aprovechable es este ahora, ya. 
La edad de oro” se ubica en la 3era. Transversal de La Castellana, entre la Av. San Felipe Y 2da. Transversal de Altamira. Qta. Madre Emilia. 
Información para donaciones: 
01210170840106764209. 
Entidad bancaria: Corp Banca. 
A nombre de:  "Residencia Geriátrica Buenhogar"


Fue un placer nuevamente, República. 







 [  ]

domingo, 13 de febrero de 2011

Old skull -IV-

Andrea Cecilia Tovar
Las palabras de esta chica estuvieron inmersas en quejas y “hubieses”. Había en sus cuentos más resoplidos que puntos y seguido. Andrea trabajó en una casa de familia la mayor parte de su juventud, los chicos de dicha casa jugaron un papel tan importante en su vida que ella los adoptó por cariño y convicción. Tal fue el apego que hoy en día reclama que sus “hijos” no la visitan. Se queja y estruja las cejas diciéndolo, en un intento de exigencia que  llega a la esquina y se devuelve. Andrea tiene graves problemas lingüísticos, tal es la dificultad que presenta al hablar que entenderla fue casi una proeza. Por fortuna Nubia completó sus historias y coincidió con mi veredicto: “esta señora lleva a cuesta un enorme olvido”. A pesar de su dicción trabada, nos reveló su edad (81), dijo extrañar de su juventud coser, ir a los bailes en las plazas y disfrazarse para los carnavales. Lleva un record de 6 años internada en “La edad de oro” y no parece estar del todo bien: “no me molesta estar aquí, pero quisiera hacer algo, algo, uno quiere estar activo, pero no puede”, decía, empuñando las manos. Parece no estar consciente de sus males, estaba vendada de una pierna y la aquejaba un problema en la muñeca derecha. La única familia con la que cuenta son tres hermanos que no se encuentran en la ciudad, por lo cual no recibe visita alguna. Fue rudo sentir la frustración de esta señora, cuyos achaques le impiden plena movilidad, además de la condición emocional en la que está que a leguas se nota que le pesa en la memoria.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Old skull -III-

José Niego
Es recomendable no dejarse llevar por la fotografía. Este hombre es joven a pesar de las 87 primaveras que carga a cuestas. Lo encontramos acostado, cubierto de una manta que dejaba descubierto de sus hombros para arriba. Tiene la iris azul clarito, Luis y yo luego comentábamos que quizás sería por las “¿cómo es que se llama eso?, cascada, ¡cataratas!, jajaja, se llama cataratas”. Un acento ajeno me hizo indagar “¿de dónde eres?”: “Peruano” responde. Tiene 3 años en Venezuela, 3 hijos (una en Chile, uno en Perú y otra aquí), ésta última lo visita muy a menudo: “de dos a tres veces a la semana viene, esos regalos me los ha dado ella” señalando un lindo cojín que reposaba sobre una mesita cercana.  La edad de oro lo ha acobijado por un año y medio, dice sentirse cómodo por los cuidados que recibe, la atención, los ejercicios que hace en las mañanas y el ambiente en general. De preguntar “¿qué es la juventúd para ti?”, recibí: “es el comienzo de la vida, los mejores años”. Remata: “...pero todo está en la mente, no quisiera tener otra edad sino la que tengo, con lo que he vivido estoy contento”. Repitió mucho esa palabra, contento. No obstante, confesó: “a medida que te vas haciendo viejo se crea una tensión emotiva, en mí se ha creado una tensión emotiva porque perdí de muy chico a mis padres y luego a mi hermano”. Con todo y eso, cuenta con una familia grande, una descendencia numerosa; lo corroboran sus cuentos y la cantidad de fotos que cuelgan de las paredes de su habitación. Fue administrador en una bomba de gasolina, cursó estudios en Francia y ahora pues, descansa y recalca lo bien que se siente: “para qué estresarse y quejarse, es mejor vivir en paz, estar bien consigo mismo, yo me siento bien como estoy a pesar de que acabo de salir de una operación, pero me siento bien, contento, la felicidad está adentro de uno mismo…”
Esa idea como que no tiene oponentes.

martes, 8 de febrero de 2011

Artbol -Parte II-

BALCONES
SAGRADO CORAZÓN
NALGAS
PENE
CLÍTORIS
SEÑORITA FLAMENCA
 PLUMERO
 GUIRNALDAS
 SOBREPROTECCIÓN
 RIZO DEFINIDO
 BAILARINA
 POSTERIDAD
 ANDAMIO 
 PISOS
 BELLEZA INTERIOR
 TELARAÑA
 SISTEMA CIRCULATORIO
 VANDALISMO
 CUNA
 ABRAZO
 CRUCIFIXIÓN
 TOBOGÁN
 TUMORES
 GEOMETRÍA
 TECHOS
 ORGASMO
 CICATRICES
 PUNK
BESO
 DÁLMATA
 DERMATOLOGÍA
 GARRAS
 CALIGRAFÍA
 PLACAS TECTÓNICAS
 CINCEL
VAN GOGH